Viven a 2 horas de Monterrey …pero ni siquiera tienen agua

*Lanza SOS navideño pueblo del sur
Campaña Navideña 2018 en Las Delicias

Monterrey, México (02 diciembre 2018).- En el mismo estanque donde decenas de cabras toman agua, madres y niños llenan galones con el líquido para llevar a su casa en el ejido Las Delicias, en Galeana.

A sólo dos horas y media de Monterrey, Las Delicias es un poblado sin servicios básicos, sólo cuenta con electricidad.

Nada más alejado de la idea de Nuevo León como uno de los estados más desarrollados de México.

Desde hace un mes, las más de 100 familias del ejido no tienen agua, pues la bomba del suministro no sirve y tampoco llegan pipas. Para obtener agua potable deben ir a comprarla al ejido San Rafael, a 40 minutos en auto, algo que muy pocos pueden hacer.

“Afecta mucho”, dice María Elba Cortés, junto a sus hijos de 2 y 6 años, “porque para bañarnos esta agua está muy fea. Para lavarse las manos, los niños y todo es mucha bacteria, porque de aquí toman los animales, las cabras”.

Mirabel Martínez Reyna, director de la primaria Emiliano Zapata, afirma que la falta de agua ya provocó enfermedades gastrointestinales en niños.

“Utilizan agua de un aljibe que no tiene la limpieza, la higiene suficiente”, explica, “las infecciones estomacales les afectan mucho”.

Han acudido a la Presidencia de Galeana a pedir ayuda, pero no han obtenido respuesta, asegura el comisariado Gonzalo Nájera.02

“Como que no nos toman en cuenta”, lamenta.

EL NORTE, Cáritas de Monterrey y la iniciativa Hambre Cero inician hoy la campaña “Navidad en Las Delicias”, en la que se busca, con ayuda de los lectores, apoyar a las familias.

Este ejido es muestra de un problema más grave en el Estado, advierte Enrique Gómez Junco, presidente del patronato del Banco de Alimentos de Cáritas de Monterrey, que apoya a 37 mil personas, un 23 por ciento de las 160 mil que están en pobreza alimentaria, según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

“Tenemos un problema que pareciera ser que pensábamos que no existía”, recalca Gómez Junco. “El hambre es la primera necesidad que debería ser atendida”.

En Las Delicias prácticamente la única fuente de trabajo es la pizca de papa. Los hombres laboran en sembradíos cercanos y ganan entre 600 y 900 pesos a la semana para mantener a sus familias, que en promedio están con formadas por 4 o 5 personas.

Viven por debajo de la línea de bienestar mínimo que mide el Coneval, ya que sus ingresos ni siquiera alcanzan para comprar una canasta básica, que el organismo marca con un costo de mil 054 pesos en el área rural.

La iniciativa interinstitucional Hambre Cero Nuevo León, del Plan Estratégico 2030, tiene la meta de erradicar la pobreza alimentaria de las personas que viven en esta situación en el Estado.

Fuente: El Norte

Post Author: Denisse Hdz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *